jueves, 19 de noviembre de 2009

Deber - querer - sentir


Desde chiquitos nos enseñaron a hacer lo que se “debe”:

Deci gracias
Pedi por favor
Come con la boca cerrada
Portate bien
No seas mal educada con los mayores

Eso es lo que se debe, y podríamos debatir si esto, que recibimos en ese momento de nuestras vidas es en parte lo que nos forma como seres humanos. Pero lo dejamos para otro posteo. La palabra “sagrada” de mis viejos, que siempre me marcaba lo que “ correspondía” hacer o decir la guarde como un tesoro mucho tiempo...
El tiempo pasó y lo que “debía” hacer se transformó en lo que quería hacer, a veces como un capricho :

No me quiero bañar
No quiero ir a la casa de mi abuela
Quiero comer mas
No quiero volver a dormir a casa
Quiero usar esta ropa y no esa

Hoy después de haber vivido siempre haciendo lo que “debía” hacer y después lo que “quería” hacer, hago lo que “siento”.
La sociedad, el entorno, y hasta uno mismo nos imponen modelos a seguir que no siempre comparto.
No “debo” estar en pareja para sentirme feliz
No “quiero” estar con alguien “ socialmente aceptable” para dejar conformes a los demás pero no a mi.

Siento ganas de dejar fluir, de dejarme sorprender por mi vida, de volar, de no planificar mas, de no saber en el mes de octubre a donde me iré de vacaciones en febrero, de salir a la calle y caminar sin rumbo, de tomar mas vino, comer chocolate y helado sin pensar en el colesterol, siento ganas de tener la valija lista para cuando surja la posibilidad de viajar, siento deseos de estar con quien me dicta el corazón , siento que estoy en un momento de disfrute, siento que quiero gozar de esta plenitud que siento HOY.


Si tuvieras que elegir una sola, qué crees que rige tu vida… tu deber, tu querer o tu sentir?

11 comentarios:

valentina dijo...

uhhh, es una mezcla de todo....y al deber le agrego un poquito de culpa, para dejarlo bien enquilombado al asuntooo jajajjaja

Anónimo dijo...

Mmmmm creo q el sentir es lo más importante, lo q más nos define y quizás lo q nos impulsa a actuar en algunas situaciones o momentos en los cuales la razón no ayuda o no puede contra el sentimiento.
Pero lo q rige mi vida nunca es uno solo, creo q es una combinación de los 3, algo así como complementos. Sería imposible vivir sólo haciendo lo q se siente o lo q se quiere, o sólo lo q se debe.
Lo bueno es poder equilibrarlos.

Besos!!
Luli

Cesar dijo...

Me parece que te olvidaste el poder, porque no siempre podemos hacer lo sentimos o lo que queremos ni lo que debemos, simplemente hacemos lo que podemos

VJ dijo...

Muy bueno el posteo, concuerdo un poco con lo que se dijo, creo que no se puede siempre hacer solo una cosa, deber, querer, sentir o poder, un equilibrio donde siemrpe este presente el sentir, a veces porque es el deber, otra porque es lo que se puede y otras por lo que se quiere, pero siempre el sentir.
Un beso!!

paula dijo...

eligo "querer", no me banco ser careta...

Bonaparte dijo...

como dicen casi todos, es una buena combinacion, igual creo que el ideal seria "poder" hacer lo que uno "siente" siempre que "quiera".

Anónimo dijo...

Hola, tanto tiempo!!!

No me agarraron en un buen día y, si me tengo que atener a contestar la pregunta, tendría que escribir (y admitir) que hoy siento que mi vida está regida por el deber. Un deber que me agobia y pelea a pura piña con el querer en el bando de los alineados con el sentir.

Y en momentos de tregua me animo a mirarme, a escucharme y a correr el telón para dejar del otro lado las expectativas circundantes. Y me veo exigente, pura energía, capaz de disfrutar de la nada, de pasar de pose de "la mina" a "la niña". De brindar todo, incondicional a mis afectos, sin censura y después sentir que el bumerang me pega donde más me duele.

A los 40 estrenaditos, todavía no encontré el equilibrio del que todos hablan, pero no duden que todos mis días salgo a buscarlo.

Elu

Ricardo Capara dijo...

Te amo... o, las amo...

nosotras dijo...

No habiendo mucho que agregar a sus comments... GRACIAS A TODOS!!

la damisela combatiente dijo...

El deber...a veces el deber se vuelve una obsesión para algunos y les hace olvidar las cosas más importantes que tiene la vida, que curiosamente no se encuentran entre aquellos quehaceres que "debemos" hacer reales...Lo que queremos hacer, no es un deber, porque lo deseamos...
Hay que sacar más rato para hacer lo que se quiere y alcanzar los propios sueños...El deber está bien para mantener tu vida en orden de vez en cuando...pero realmente es la pasión de la vida?
un beso!Sois estupendas con vuestros post!

Miguel Vivas dijo...

Encantado de haberte encontrado navegando por éstos blogueros mundos, jejej… Me encanta comprobar que sigue habiendo gente inquieta, enhorabuena por tu labor. Te seguiré la pista desde mi Palabrafernalia…