domingo, 6 de diciembre de 2009

Estrellita mía



Siempre me llamó la atención lo que les sucede a las estrellas de mar. Ellas pueden perder uno o mas de sus brazos y su capacidad regenerativa hace que en un tiempo reemplacen la parte perdida por una igual a la anterior como si no les hubiese pasado nada.

Los seres humanos no tenemos esa caracteristica física pero sin embargo nos sucede emocionalmente hablando algo similar cuando nos separamos.

Al separarnos de nuestra pareja , más aun cuando se trata de una pareja de muchos años y dividir los bienes materiales, los amigos, los lugares que frecuentábamos, etc. la sensación de perdida es igual o mayor a la de perder una parte del cuerpo

Nunca entendí a las mujeres que se quedan en su casa mirando y llorando como un espectador de lujo los últimos movimientos de su marido (recientemente devenido en ex ) en su casa. Los miran empacar, meter en cajas, en bolsas, valijas y bolsitas todas y cada una de las cosas , mas alla de su ropa , que pasaran a ser de él y no de ambos, lo que provoca un dolor infinito.

Claro que no todas hacemos eso, y mucho dependerá de la razón de la separación y el cómo se haya decidido.

….Menos mal que con el tiempo nos damos cuenta que tal como les pasa a las estrellas de mar volvemos a completarnos y a sentirnos nuevamente enteras/ os...No?

7 comentarios:

Ricardo Capara dijo...

Ustedes son lo mejor del Universo. Me encanta inspirarte. Estamos conectados.

la damisela combatiente dijo...

Creo que a los seres humanos, cada ruptura hace que se nos ampute un pedacito del corazón...Y cuando otra persona llega a nuestra vida...regenera la parte dañada, y llena de alegría lo que antes fue dolor...
Claro está que siempre es bueno no quedarse mirando cómo pasa el tiempo delante nuestro sin hacer nada...
Un beso!

BB dijo...

Que buena tu reflexión, real y con una metáfora bien interesante. Gracias, seguiré leyendote.
BB

Anónimo dijo...

Por suerte nunca viví lo de la separación de bienes y demás, sí lo vi en mis viejos pero no me pasóm y espero que no me pase nunca.
Lo que sí me pasó es sentir que una persona se llevaba una parte mía, sin embargo, como las estrellas de mar, esa parte se regeneró.
Dicen que es cuestión de tiempo... A veces más, a veces menos. Pero ustedes mismas lo dijeron: el ser humano tiene esa capacidad de autoregenerarse.

Besos!!!
Luli

Anónimo dijo...

seguro a las estrellas les cesta menos.!

AKSARAY dijo...

Quiero ser estrella de mar¡¡¡

cristi dijo...

Pasé por eso hace ya varios años,mi sensación era de vacío,sentía que caminaba con un gran agujero en el pecho, la depresión que sobrevino fué brutal.Pero lo superé, CON UN HIJO MARAVILLOSO Y CON LAS AMIGAS, por primera vez, mías de verdad.
La vida no me ahorró nuevos dolores , hace poco falleció mi hijo y al sentarme para hacerme analisis en la sala de un laboratorio, a mi lado había una chica embarazada,me costó volver a casa,sujetandome el vientre, porque era ahí, donde se sentía más el dolor,acabo de perder a mi padre y, ahora el vacío es total.Espero que la Vida me regale un poco de estrella de mar, otro de mariposa para abrir las alas y un soplo de polvo de estrellas del cielo , de la mano de un ángel.cristi